martes, 26 de junio de 2012

“Un hombre conforme al corazón de Dios”




David fue llamado con este título. ¿Pero? ¿Por qué era un hombre conforme al corazón de Dios? Frecuentemente escuchamos a las personas  quejarse de los malos pastores o lideres que abusaban de ellos y la manera en que se expresan de ellos y en verdad parece que si pudieran los matarían o tratarían de retribuirles o desearles lo peor. Pregunto: ¿es esta la manera de actuar de un verdadero hijo de Dios?  Independientemente de su proceder se nos olvida que muchas veces nosotros también fuimos personas que muchas veces fallamos y pecamos y que nos comportamos igual o peor ya que estábamos aprendiendo de ellos. Ellos eran nuestros maestros, así que actuamos de una manera similar y por el otro lado ¿Cómo apagamos una fogata encendida? Ciertamente no lo hacemos con gasolina o algún liquido flamable ya que eso lo único que provocaría es que se avive aquella fogata y se haga más grande. Dice  Proverbios  15:18  El hombre iracundo promueve contiendas;  Mas el que tarda en airarse apacigua la rencilla.

El mejor ejemplo de una persona que ha sido abusada y perseguida injustamente y sin razón alguna fue David. Algunos escritores dicen que fueron 14 años en los que el rey Saúl persiguió por el desierto a este hombre  y sin embargo la actitud de este hombre a pesar de haber podido tomar venganza por su propia mano fue abstenerse de hacerlo. ¿Qué fue lo que hacía que David actuara de esa manera? ¿Qué pasa con muchos de nosotros que en muchas ocasiones no podemos olvidar lo que sucedió con algún líder Saúl que abusó y de la misma manera que este rey se propuso hacer las cosas a su manera y nos daño? Creo que la diferencia es muy clara en la Palabra y el principio sigue siendo el mismo. Es muy triste ver como muchas personas jamás se recuperan de una experiencia así y como lo mencione a veces albergando una sed de venganza impresionante y volviéndose duros y no aceptando que nadie les pueda decir nada  y mucho menos permitir que se les siga enseñando debido a su mismo rencor, piensan que no se deben de someter a ningún hombre porque todos son como Saúl (su ex pastor). ¿Qué podemos aprender de este hombre llamado David? Mucho creo yo. Este titulo de ser “Un hombre conforme al corazón de Dios” es la razón por la cual él nunca procedió con venganza, nunca busco hacer su propia justicia, a pesar de que este líder poseído por demonios lo quería matar, dice la escritura que jamás albergo rencor en su corazón contra Saúl.  Al contrario tenía un corazón tan humilde que el mismo se hacía llamar “perro muerto” y ““pulga” (1 Samuel 24:14; 26; 20). Y fue tanto el dolor que le causo la muerte de Saúl que mando matar a aquel joven amalecita que pensó que  al decirle que Saúl había muerto David se pondría contento y fue todo lo contrario. Incluso David escribió una endecha para que los hijos de Israel la aprendieran (2 Samuel 1:17-27)
No me mal interpreten. No estoy diciendo que esa doctrina tan usada y socorrida por muchos líderes de “no toquéis al ungido” sea válida o justificable. ¡De ninguna manera! Lo que estoy diciendo es que debemos de tener un corazón como el de David. Que nunca guardo rencor, que no tomo la justicia en sus manos y que dejo que Dios fuera el que tomara su causa. Mantener un corazón limpio de cualquier cosa que se pueda interponer, nunca dejar que la amargura y el rencor tomen un lugar en nuestro corazón.

Dice el apóstol Pablo en Romanos 12:
Romanos  12:17-21 
No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.
:18  Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.
:19  No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.
:20  Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.
:21  No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

 Dice Proverbios:

Proverbios  4:23
  Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;
 Porque de él mana la vida.


Si tenemos que confrontar al alguien hagámoslo de manera correcta, si tenemos que salir de algún lugar debido a que no es posible estar en medio de un ambiente que no es propicio para nuestro desarrollo espiritual y el de nuestra familia hagámoslo pero siempre con un corazón limpio y puro no albergando nada en nuestro corazón.
Escribe el apóstol pablo lo siguiente:
  1Timoteo  1:5
Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida,

1Timoteo  1:19 
Manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos,

 Y si ponemos atención en el contexto de estos versos pablo está dejando en claro que está es la diferencia entre los herejes y los no herejes, entre  la doctrina sana y la torcida. De hecho en el verso 20 claramente da los nombres de aquellos que no habían guardado esto y se habían desviado de la fe y a quienes había entregado a Satanás.  “Himeneo y Alejandro”
Que El Señor nos ayude a hacer todas las cosas siempre con un corazón limpio (o sea sin ningún motivo incorrecto) una buena conciencia (que no haya nada que nuestra conciencia nos condene) y una fe no fingida. De otra manera lo más probable es que nos estaremos convirtiendo en un Saúl más o dicho de otra manera “nos convertiremos en lo que fieramente juzgamos”.


Share:

0 comentarios :

Publicar un comentario