lunes, 21 de junio de 2010

"EL VERDADERO PURITANISMO"



Ahora que esta tan de “moda” hablar del puritanismo y la ortodoxia y doctrinas cristianas reformadas como punto medular. Quisiera presentarles un fragmento que Martyn Lloyd Jones hace sobre uno de los grandes hombres llamado John Knox. el padre del puritanismo.

Segundo, Knox es "el fundador del puritanismo" porque él presenta con mucha claridad los principios normativos del puritanismo. Es decir, de entrada y por encima de todo, la autoridad suprema de las Escrituras como la Palabra de Dios. No necesito profundizarme en eso. El catolicismo romano pone en primer lugar la iglesia, su tradición y su interpretación de las Escrituras; y todas las iglesias reformadas imperfectamente continuaron a hacer lo mismo. Sin embargo la característica peculiar del puritano es que él asevera la autoridad suprema de la Palabra de Dios. Este era el principio normativo de Knox. Si una cosa no podía ser justificada por las Escrituras, él no a aceptaba, y no permitía que fuera adoptada.


El segundo principio normativo era que él creía en una reforma "de raíz y ramos". Esa expresión no es mía; es de él, y vino a ser de otros. Nuestras palabras, los puritanos no se contentaban con una reforma en la doctrina solamente. Ahí es que Knox y ellos discordaban de los líderes, en Inglaterra. Todos estaban de acuerdo cuanto a los cambios en la doctrina. Todos ellos eran calvinistas, y eso y aquello, pero la diferencia del puritanismo es que él no se detiene en una reforma tan solamente doctrinaria, sin embargo insiste en que la reforma sea llevada también a la esfera de la práctica. Esto envuelve todo el concepto sobre la naturaleza de la Iglesia. Para el puritano, reforma no significa sólo modificación o mejoramiento superficial; significa una "nueva formación" de la Iglesia - no una simple modificación de algo que siempre existió - regida por el Nuevo Testamento y su enseñanza. Ese fue su segundo principio normativo.


Dice Martyn Lloyd Jones que John Knox no se contentaba con una reforma en la doctrina y por eso discordaba con ellos, sino que se debía de llevar a la PRÁCTICA. No significaba solo una “modificación” o “mejoramiento superficial” sino una NUEVA FORMACION DE LA IGLESIA. NO UNA SIMPLE MODIFICACION DE ALGO QUE SIEMPRE EXISTIO. ¿Qué no debería de ser ese el mismo deseo de nosotros? ¿Nos sentiremos satisfechos porque somos “Reformados” pero sin efecto y poder en la vida practica? Por favor, nuestra ortodoxia es letra muerta sino tiene la esencia de la practica en nuestro diario vivir por el poder del Espíritu Santo. Todo lo demás es RETORICA PURA.
Share:

2 comentarios :

  1. ¡Muy buen artículo Luis!
    La situación me suena muy familiar...
    Que el Señor nos ayude a que todo nuestro estudio doctrinal nos lleve a los pies de nuestro Señor y al carácter genuino cristiano.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. El puritanismo no es más que el modelo de conducta del verdadero creyente . Hoy en día es muy rechazado y tomado de legalista , pero ...bueno , ¿quién es Soberano?Dios es soberano , y hay que tener mucho mucho celo en hacer lo que Él nos dice en todo momento , porque no vivimos para nosotros sino que :si vivimos para el Señor vivimos , y si morimos para el Señor morimos.

    Le debemos la vida , y no es nuestra sino suya , ¿quién eres tú para decidir nada sobre tu vida sin preguntarle a Él primero?

    Debemos presentarnos puros delante de Aquel cuyo Hijo derramó su sangre por nosotros.

    Gracias por esta entrada.Muy acertada.Bendiciones.

    ResponderEliminar