martes, 21 de julio de 2009

EL OLVIDADO.......


Uno de los grandes errores doctrinales de nuestra época (y de alguna manera “justificada”) ha sido la doctrina del Espíritu Santo. Con todo lo que aquellos que se creen “oráculos” del cielo y de la iglesia en el mundo que han hablado de El Espíritu seria obvio que muchos sean convertido en acérrimos enemigos del mismo, por así decirlo. Pero esto lo único que denota es una verdadera ignorancia pura a la misma Palabra y a dar oído a lo que se ha escrito, o dicho por tal o cual persona que creen en El Espíritu como “dogma” pero que en realidad no lo conocen. A.W Tozer en su libro “CONQUISTA DIVINA” dice lo siguiente: “en años recientes, hemos cometido un costoso error en religión, y es un error que tiene un estrecho paralelo con el del liberal. Nuestro error (¿o seremos francos y lo llamaremos pecado?) ha sido descuidar la doctrina del Espíritu hasta de que virtualmente le negamos su puesto en la Deidad. Esta negación no ha tenido lugar mediante una declaración doctrinal expresa, porque nos hemos aferrado de una manera suficientemente fuerte a la posición bíblica en todo lo que concierne a nuestras declaraciones formales de credo. Nuestro credo formal es sano: nuestro fracaso esta en nuestro credo funcional. No se trata de una distinción carente de importancia. Una doctrina tiene un valor práctico sólo hasta allí donde es prominente en nuestros pensamientos y constituye una diferencia en nuestras vidas. Por medio de esta prueba, la doctrina del Espíritu Santo que los evangélicos sostienen en la actualidad no tiene casi ningún valor práctico. En la mayor parte de las iglesias cristianas el Espíritu es casi totalmente pasado por alto. Sea que esté presente o ausente, ello no ha ce ninguna diferencia real para nadie. Se hace una breve referencia a Él en la Doxología y en la Bendición. Aparte de esto, lo mismo daría que no existiera. Lo ignoramos hasta tal punto que es sólo por cortesía que podemos ser llamados “trinitarios “- la doctrina cristiana de la Trinidad declara abiertamente la igualdad de las Tres Personas y el derecho del Espíritu Santo a ser adorado y glorificado. Todo lo que sea menos que esto es algo menos que trinitarismo……………….
Algunos dicen. Yo creo. Pero cuidado, no caigamos en desorden, otros solo creen en El porqué así lo dice el manual o el credo de la iglesia………..que lastima que ignoremos las Escrituras y caigamos en el juego del diablo, al no querer darle su Lugar, el lugar que ocupó al irse Cristo……. Hablamos mucho de doctrina, pero poco de Él.
Juan 14:16
Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:

Juan 14:26 Más el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

CONTINUARÁ…………….
Share:

1 comentario :

  1. Bendiciones hermano amado...
    Ciertamente malinterpretamos en muchas ocasiones al Espíritu Santo, y nos olvidamos de que más que "palabras" en nuestra boca, El habita PLENTAMENTE en nuestras vidas, es quien nos lleva día con día a la imagen del Señor Jesucristo (Bendito sea SU Nombre, por Eso le Adoro) que ya de por sí es DEMASIADO, además de que "limitamos" Su Poder y obra a manifestaciones "palpables" o "visibles" e ignoramos que somos Hijos del Dios Invisible...

    Dios nos ayude a mejorar y darle Al Espíritu Santo El lugar que le corresponde, al menos procuramos en la oración diaria ya antes de ministrar decirle Al Espíritu Santo que sea Él quien nos guíe a la alabanza correcta o a la adoración Genuina, por cuanto El conoce El Corazón del Padre y es El Quien nos puede revelar ese Dulce Corazón.

    Bendiciones en Cristo. :)

    ResponderEliminar