jueves, 11 de diciembre de 2008

"LA GENERACIÓN ACTUAL NO SABE SOPORTAR"

Una de las cosas más lamentables de esta nueva generación de creyentes es precisamente el creer que las cosas se dan de manera rápida. Sin pagar un precio y que se pueden conseguir los favores espirituales a costa de decir o “reclamar” o “decretar”.
Este “nuevo” evangelio relativista y subjetivo ligero y adulterado ha causado que el día de hoy las palabras sacrificio, tribulación, dolor sean totalmente olvidadas por estos creyentes modernos. Caro será el precio que habrán de pagar aquellos que arrastrados por estos predicadores se den cuenta que han sido engañados. La situación económica del mundo será la perfecta oportunidad para los cristianos de hoy de poder demostrar de que estamos hechos. Les dejo este comentario tan acertado del hno. David Wilkerson.

Soportar significa: “Seguir adelante a pesar de las dificultades; resistir pacientemente sin rendirse”. En resumen, significa agarrarse. Pero esta palabra significa poco para la presente generación. Hoy en día, muchos cristianos han tirado la toalla: han tirado la toalla para con sus esposas, sus familias y su Dios.

Debemos cobrar esperanza. Vea usted, tal como los sufrimientos de Pablo nunca lo dejaron, tampoco lo hizo su revelación, su madurez, su profunda fe, su firme paz. El dijo: “Si voy a ser un hombre espiritual, si de verdad voy a agradar a mi Señor, entonces no puedo huir de mis circunstancias. Voy a agarrarme y nunca rendirme. Nada en la Tierra me podrá dar lo que cada día recibo del Espíritu de Dios en mi prueba. Él está haciendo de mí, un hombre espiritual”.

La vida de Pablo “respiraba” el Espíritu de Cristo. Y así es con toda persona espiritual. El Espíritu Santo hace que del interior de ese siervo broten brisas celestiales de Dios. Esta persona no es abatida; no murmura ni se queja por su suerte. Puede estar pasando la prueba de su vida, pero sigue sonriendo, porque sabe que Dios está trabajando en ella, revelando su gloria eterna.


Pedro toca este asunto, diciendo: “Porque esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente” (1 Pedro 2:19). Luego, él añade: “Pues ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Mas si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios. Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente; quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados. Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas” (1 Pedro 2:20-25).

El apóstol Pablo manda: “Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo” (2 Timoteo 2:3). Finalmente, el Señor mismo nos da la siguiente promesa: “Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo” (Mateo 24:13).

Le pregunto, ¿cuál es su dificultad? ¿está su matrimonio bajo presión? ¿está su trabajo en crisis? ¿tiene usted un conflicto con algún familiar, algún jefe o algún amigo que lo haya traicionado?


Debemos cobrar esperanza. Vea usted, tal como los sufrimientos de Pablo nunca lo dejaron, tampoco lo hizo su revelación, su madurez, su profunda fe, su firme paz. El dijo: “Si voy a ser un hombre espiritual, si de verdad voy a agradar a mi Señor, entonces no puedo huir de mis circunstancias. Voy a agarrarme y nunca rendirme. Nada en la Tierra me podrá dar lo que cada día recibo del Espíritu de Dios en mi prueba. Él está haciendo de mí, un hombre espiritual”.


La vida de Pablo “respiraba” el Espíritu de Cristo. Y así es con toda persona espiritual. El Espíritu Santo hace que del interior de ese siervo broten brisas celestiales de Dios. Esta persona no es abatida; no murmura ni se queja por su suerte. Puede estar pasando la prueba de su vida, pero sigue sonriendo, porque sabe que Dios está trabajando en ella, revelando su gloria eterna.
Share:

6 comentarios :

  1. Y es que estamos lidiando con la "generación next", como dice Andrés Roemer en su libro de igual nombre.

    Adaptando lo que Roemer comenta, diría que los cristianos "next" son los que apenas se les "ofrece" una bendición, y ya quieren que sea derramada, pero en cuanto la reciben, ya quieren algo más.

    Es como si hubieran (esos cristianos) dejado de ser barro para convertirse en plástico... el barro soporta todo el proceso de alfarería y el horno... el plástico solo el proceso de inyección, que es rápido e indoloro.

    Muy buen artículo Luis, gracias. Que Dios te siga bendiciendo.

    ResponderEliminar
  2. Así es David gracias por tu comentario y la diferencia entre el barro y el plastico muy clara y concisa.

    ResponderEliminar
  3. Vivimos en medio de un relativismo moral y humanista dentro de la iglesia que se dice cristiana, algunas operan como clubs sociales y deportivos, no se habla de pecado, ni de cruz, ni mucho menos de arrepentimiento... es mejor para ellos, cancelar, decretar y establecer... eso si, en el nombre de Jesús, muy buen articulo Hefzi-ba, actual y retador...

    www.solopalabrayverdad.bogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Gracias Julio por tu comentario...vivímos en un tiempo verdaderamente blando y comodo..

    ResponderEliminar
  5. Ojalá que cada día podamos seguir el ejemplo de nuestro amado hermano Pablo, y esto sólo lo podremos lograr con la ayuda del Espíritu Santo.

    Es interesante hacer notar que el libro de Filipenses, conocido como el libro del gozo, fue escrito mientras el autor estaba en prisión.

    Ojalá que podamos ser cristianos que "sepamos soportar" por amor a Cristo.

    Gracias por el artículo.

    ResponderEliminar
  6. Interesantemente Hno.Donald Pablo pasò el 50% de su ministerio en la carcèl y esa epistola la de Filipenses precisamente es una muestra de como es VIVIR LA VIDA CRISTIANA....Aùn cuando estaba preso....

    ResponderEliminar