martes, 18 de noviembre de 2008

¿POR QUÉ DEBEMOS PELEAR POR LA FE? 2 PARTE

Vamos a examinar por qué defender la fe implica INEVITABLEMENTE GUERRA, más que la postura optimista engañosa que muchos cristianos parecen apoyar.

Vamos a observar porque la indiferencia,


La timidez,


El compromiso y el no mostrar resistencia son opciones descartadas para los cristianos cuando el evangelio esta


Siendo atacado. La verdad está bajo un duro ataque y hay POCOS guerreros con VALENTÍA dispuestos a pelear.


Cuando estemos delante del tribunal de Cristo, los creyentes de esta generación no van a poder justificar su apatía quejándose de que el nivel del conflicto sobre la verdad parecía muy “negativa” para la clase de cultura en la que vivíamos, o que las cuestiones eran “meramente doctrinales” y por lo tanto no valía el esfuerzo.

Recuerde que Cristo reprocho a las iglesias en Apocalipsis capítulos 2 y 3 que habían tolerado falsos maestros en medio de ellas (2:14-16,20-23) el ALABÓ expresamente a la iglesia de los efesios por examinar los reclamos de ciertos falsos apóstoles y los desenmascaró como mentirosos (2:2) LAS IGLESIAS TIENEN LA CLARA TAREA DE GUARDAR LA FE ANTE LOS FALSOS MAESTROS QUE SE INFILTRAN. CRISTO MISMO LO DEMANDA.

Al mismo tiempo, necesitamos cuidadosamente darnos cuenta de que una defensa polémica de la fe de ninguna manera garantiza una iglesia saludable, y mucho menos un cristiano saludable. Cristo también REPROCHÓ a los efesios doctrinalmente sensatos por haber dejado el primer amor (Apocalipsis 2:4). Así como es vital para nosotros alistarnos en la Guerra por la Verdad y pelear por nuestra fe, es aun mas importante recordar que estamos peleando, NO meramente por la emoción de vencer algún enemigo o ganar alguna contienda, sino por el amor genuino hacia Cristo, quien es la ENCARNACION viviente de todo lo que mantenemos como verdad y por LO QUE VALE LA PENA PELEAR.

LA GUERRA EN LA IGLESIA.

Esta no es de ninguna manera la primera vez que la Guerra por la Verdad se ha encontrado en la iglesia. Esto ocurrió en cada era importante de la historia de la iglesia. Las batallas sobre la verdad se fueron enfureciendo dentro de la comunidad cristiana aun en tiempos apostólicos, cuando la iglesia estaba recién iniciándose. De hecho los archivos sobre la escritura indican que los falsos maestros en la iglesia se han transformado inmediatamente en un problema significativo y expandido donde fuera que estuviera el evangelio.





Casi todas las epístolas más importantes del Nuevo Testamento dirigen el problema de uno o de otro modo. El apóstol Pablo estaba constantemente comprometido con la batalla contra las mentiras de los “falsos apóstoles” , obreros fraudulentos, que se disfrazaban de “apóstoles de Cristo” (2 corintios 11:13) Pablo dijo que esto era de esperarse. Esto es, después de todo una de las estrategias favoritas del mal:”y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz.





Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras”Acarrea una deseada ignorancia negar que tal cosa podría ocurrir en nuestro tiempo. De hecho, esta ocurriendo a escala masiva. Ahora no es un buen tiempo para que




Los cristianos coqueteen con el espíritu de la época. No podemos soportar ser apáticos con respecto a la verdad que Dios ha puesto en nuestra confianza. Es nuestra tarea GUARDAR, PROCLAMAR Y TRANSMITIR ESA VERDAD A LA PROXIMA GENERACIÓN.(1 Timoteo 6:20,21)


Nosotros quienes amamos a Cristo y creemos la verdad encarnada en su enseñanza debemos despertar a la realidad de la batalla que arde alrededor nuestro.
Debemos hacer nuestra parte en la antigua Guerra por la Verdad. ESTAMOS BAJO LA SAGRADA OBLIGACIÓN DE UNIRNOS A LA BATALLA Y PELEAR POR LA FE.

Pero nosotros no somos simplemente embajadores. Nosotros somos simultáneamente soldados, comisionados a pelear por la defensa y propagación de la verdad enfrentando los incontables ataques en contra de ella. Somos EMBAJADORES, con un mensaje de buenas nuevas para la gente que camina en una tierra de oscuridad y habitan en tierra de sombra de muerte (Isaías 9:2)y somos SOLDADOS, encargados de derribar las fortalezas ideológicas y derribar MENTIRAS y la decepción engendradas por las fuerzas del mal (2 corintios 10:3-5;2 Timoteo 2:3-4)



POR QUE LA VERDAD ES TAN FUNDAMENTAL

Cada día con mas frecuencia, escucho a la gente decir cosas como: “VAMOS, AHORA, NO DISCUTAMOS ACERCA DE LO QUE CREEMOS. ES SOLO DOCTRINA. CENTREMONOS EN COMO VIVIMOS. EL CAMINO DE JESUS ES SEGURAMENTE MAS IMPORTANTE QUE NUESTROS ARGUMENTOS SOBRE LAS PALABRAS DE JESUS. DEJEMOS A UN LADO NUESTROS DESACUERDOS SOBRE CREDOS Y DOGMAS Y DEDIQUEMONOS A MOSTRAR EL AMOR DE CRISTO POR EL MODO EN QUE CONDUCIMOS NUESTRAS VIDAS”





Hoy día mucha gente encuentra evidentemente atractiva esa sugerencia. Superficialmente, puede sonar generoso, bondadoso, modesto y altruista. Pero la opinión en si misma es una seria violación de “EL CAMINO DE JESUS”, quien, enseño que la salvación depende de oír y creer en su palabra (Juan 5:24) Él dijo: “Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida” (Juan 6:63). A aquellos que dudaron de sus dichos sobre la verdad, Él dijo: “porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis” (Juan 8:24) Él nunca dejo lugar para que alguien imaginara que el contenido preposicional de su enseñanza sea opcional mientras nosotros imitemos su conducta.

CONTINUARÁ…..
Fragmentos tomados del libro: “LA VERDAD EN GUERRA”
Share:

5 comentarios :

  1. muy bueno hermano
    Dios le bendice
    Atte.
    Luis E. Alvarado

    ResponderEliminar
  2. Gracias por este extracto, Luis. Fíjate que estuve en la indecisión de comprar este libro y el de "Nuestro Maravilloso Dios". Opté por el segundo, pero ¡que bueno que nos estás reseñando el primero!

    En verdad que debemos hacer consciencia de que no estamos para andar con tibiezas. Platicaba hace un par de horas con una hermana que se congrega en la iglesia de mi infancia y una de las cosas que le decía es que, cuando Dios nos muestra que algo no está bien en nuestra iglesia, debemos decirlo, Biblia en mano, aunque nos cueste la membresía. Cualquier otra posición es tibieza.

    ResponderEliminar
  3. Así debe de ser. aunque nos cueste salir de la iglesia y perder la "membresía terrenal" nunca perder la celestial........

    ResponderEliminar
  4. Hace un tiempo hice un post recomendando el libro, Verdad en Guerra. Es una verdadera joya.

    Este es el post:

    http://lumbrera.wordpress.com/2008/03/15/verdad-en-guerra/

    ES CIERTO, NO DEBE FALTAR EN NINGUNA LIBRERIA.

    ResponderEliminar
  5. creo que todo blog debería de escribír sobre este y otro tipo de libros de garn interés para la iglesia contemporanea.en este momento estamos escribiendo sobre el libro "¿por qué no llega el avivamiento?" que NO DEBE FALTAR EN NUESTRA BIBILOTECA.....

    ResponderEliminar